Responsabilidad ambiental, un factor importante para la construcción en Colombia

Actualmente la responsabilidad ambiental más que una iniciativa, se ha convertido en un deber para las empresas tanto privadas como públicas. El territorio Colombiano es uno de los países más biodiversos del planeta, gracias a su posición geográfica, cuenta con infinidad de recursos naturales que son protegidos y cuidados por entidades con el objetivo de controlar, supervisar, y mitigar la contaminación proveniente de cualquier industria. Algunas de ellas para el sector constructor:

En el caso de las constructoras su objetivo más allá de complacer a sus clientes con infraestructuras visualmente atractivas, debe ser también mantener un entorno de calidad para ellos, libre de poluciones y contaminación auditiva, que es una de las causales más frecuentes de estrés en animales dañando los ecosistemas debido a la migración de los mismo.

La construcción de edificios, carreteras es sin duda indispensable para el desarrollo social y económico del país, ya que es uno de los principales influyentes en la economía Colombiana, y uno de los sectores más rentables, sin embargo es de vital importancia para las empresas constructoras tener en cuenta la normatividad que los rige y el uso de nuevos materiales que revolucionan la industria con el fin de generar sostenibilidad y mantener el buen nombre, evitar sanciones y generar un impacto positivo en el medio ambiente.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones para evitar afectar ecosistemas naturales y preservar el medio ambiente:

 

2,311 total views, no views today

Auge de centros comerciales en el país

Los centros comerciales que existían anteriormente en el país, eran muy pocos y solo podían encontrarse en las grandes ciudades. Solo eran lugares donde las personas hacían sus compras, pero en la actualidad esto ha cambiado mucho. El auge de centros comerciales en el país ha hecho que cada vez estos lleguen no solo a las principales ciudades y sus alrededores, sino también a las ciudades intermedias.

Actualmente hay más de 200 funcionando en todo el país y hay más de 20 proyectos en construcción en todo el territorio nacional. Su auge se debe a que ya no solo son lugares para ir a hacer compras, sino que se han convertido en lugares donde se reúnen las familias para compartir, donde se puede encontrar una gran variedad de almacenes especializados para cada uno, donde se han podido traer al país una gran cantidad de nuevas marcas, una gran variedad de ofertas gastronómicas en las plazoletas de comidas, entretenimiento de todo tipo en las zonas de juegos, las salas de cine o los gimnasios, espacios para compartir con amigos o con las parejas y un sin número de actividades que cada uno realiza de acuerdo a las épocas del año y sobre temáticas especificas.

Estos cambios han hecho que algunos de los viejos centros comerciales de Bogotá, como Unicentro, Salitre Plaza, Plaza de las Américas y Metrópolis hayan hecho inversiones para renovarse y ampliar sus instalaciones, incluyendo oficinas y plazoletas, escaleras eléctricas, nueva iluminación y cubiertas, terrazas verdes y parqueaderos inteligentes, todo esto de acuerdo a las nuevas tecnologías.

Vea aquí el top de las constructoras más importantes del 2017 en Colombia.

Esta tendencia también se ha replicado en los viejos centros comerciales de otras ciudades. Las inversiones más destacadas son las de Unicentro en Medellín, Cosmocentro en Cali y Parque Caldas en Manizales los cuales también han empezado a realizar renovaciones con el fin de dar nuevas experiencias a sus visitantes.

Según cifras de de la Asociación de Centros Comerciales de Colombia (Acecolombia) Más de 400.000 metros cuadrados de recintos comerciales serán inaugurados en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Cartagena y en las ciudades intermedias Manizales, Popayán, Valledupar, Sincelejo, Ocaña, Soledad, Espinal, Melgar, Fusagasugá y Copacabana.

2,049 total views, no views today

Preocupación por la sismo resistencia de las construcciones del país.

Después de lo ocurrido en México, donde dos devastadores terremotos, uno de 8.2 en la escala de Richter, el 7 de septiembre y solo 12 días después uno de 7.1 el 19 de septiembre, surge una gran preocupación por la sismo resistencia de las construcciones del país.

Colombia está expuesto a la ocurrencia de sismos, ya que en la costa pacífica se encuentra con la placa de Nazca y por el atlántico converge con la placa del Caribe y con la placa Suramericana. Uno de los terremotos que más fuerte ha golpeado al país fue el ocurrido el 25 de enero de 1999 en el eje cafetero con una magnitud de 7.1, el cual produjo un catastrófico resultado, ya que hubo muchas pérdidas humanas, así como enormes pérdidas materiales.

El Servicio Geológico Colombiano, manifestó que por su ubicación y cantidad de habitantes, la zona pacifico es la más vulnerable y también lo son las cordilleras centrales.  No se descartan las grandes ciudades ya que hay muchas construcciones de invasión que claramente no cuentan con estructuras sismo resistentes.

El Gobierno nacional expidió el Reglamento Colombiano de Construcciones Sismo Resistente NSR-10, mediante el Decreto 945 del 05 de junio de 2017, en el cual se especifica toda la normatividad actual para las nuevas construcciones, con el fin de reducir al máximo el impacto de una eventual amenaza sísmica.

Según este reglamento, las columnas y vigas de amarre deben construirse en concreto y en su interior deben llevar varillas de acero similares a una canasta o celda. Las columnetas deben tener estructuras tipo anillos que las amarren y se deben colocar cada uno a cinco centímetros aproximadamente. En el ángulo que se forma con la unión de las vigas y columnas, los anillos estarían más unidos para evitar desprendimientos en la estructura.

En Japón en el año 2005, cerca de 156 países incluido Colombia, aprobaron lo que se denominó la Declaración de Hyogo donde se dispuso reducir el riesgo de desastre en el sector de la salud. Se promovió el objetivo “hospitales a salvo de desastres” para que estos sean construidos con un grado de resistencia que fortalezca su capacidad para seguir funcionando en situaciones de desastre, especialmente las que proporcionan atención primaria de salud.

La importancia de la aplicación de este reglamento, es la posibilidad de salvar la mayor cantidad de vidas, ante cualquier tipo de desastre, ya que en el país se ha visto la capacidad destructiva de la naturaleza en construcciones que no contaban con estructuras sismo resistentes.

2,598 total views, no views today

Cómo va el Metro de Bogotá, a pocos meses de finalizar el año.

El proyecto del metro para Bogotá es uno de los que más han utilizado como bandera de campaña los últimos alcaldes de la ciudad, pero hasta el día de hoy, ninguno de ellos ha pasado de los estudios. Entonces, cómo va el metro de Bogotá, a pocos meses de finalizar el año.

La actual administración Distrital debe tener listos los lineamientos del proyecto para la construcción del Metro en Bogotá antes del 11 de noviembre, para que sean aprobados los recursos por parte de la Nación, para su ejecución.

¿Porque el proyecto para la primera línea del metro debe ser entregado antes de dicha fecha? Esta fecha es en la cual se inician algunas de las restricciones de gasto en la Ley de garantías electorales (Ley 996 de 2005).

Esto quiere decir que si se pasa del 11 de noviembre, ya será el nuevo Presidente electo de Colombia, quien defina que pasara con este presupuesto, pues equivale al 70 por ciento para las obras, lo que de nuevo sería un gran atraso para sacar adelante este proyecto en la ciudad.

La administración del actual Alcalde Enrique Peñalosa, tiene previsto firmar el convenio entre la Nación y el Distrito en octubre, Iniciar la licitación en diciembre y adjudicarlo en junio de 2018, precisamente antes de conocerse quien será el nuevo Presidente.

Más allá de los egos de los últimos Alcaldes de Bogotá, lo que deben tener en cuenta los mandatarios, es que el metro es una obra necesaria para solucionar los problemas tan graves de movilidad que presenta la ciudad, pues aunque TransMilenio ha mejorado mucho su servicio, Bogotá necesita del metro para brindarle una nueva alternativa de transporte a sus ciudadanos y así mismo poder modernizarse.

1,975 total views, no views today